Actualidad Noticias Opinión

Este es el partido de mi generación

Del muro de Diego Trelles Paz

Ese niño pecoso que ven en la foto bailando, soy yo. No sé si tengo cinco años pero imaginaré que sí.
La última vez que el Perú fue a un Mundial de Fútbol fue en España 82 y yo estaba a escasos ocho días de cumplir cinco.
Este jueves juega Perú en Buenos Aires. Si gana, después de 35 años, volverá a un Mundial.

Hace tres partidos, unos meses atrás, señalé en este muro que para que Perú clasificara, solo dependía de sí mismo. Tenía que ganarlo todo y yo creía fervientemente, después de haber visto a estos chicos dejándolo todo en la cancha, que así sería.
Se burlaron. Hicieron toda clase de chistes. Me dijeron que estaba delirando, que ya estábamos eliminados, como siempre.

Ganamos a Uruguay. Le volteamos el partido.
Ganamos a Bolivia.
Ganamos a Ecuador. Nunca lo habíamos hecho y no teníamos un buen resultado en Quito desde 1977, un empate, el mismo año en que nací.

Que quede claro:
A Buenos Aires, vamos a ganar.
Esto no tiene nada que ver con la soberbia.
En absoluto.
Este es el partido que mi generación, literalmente, ha esperado TODA su vida.
Ninguno de los seleccionados del equipo peruano ha podido ver a la selección del Perú en un Mundial.
Si ganan, si nos dan esa alegría aguantada en la garganta por 35 años, nunca nadie jamás los olvidará.
Serán eternos.

Paolo Guerrero, nuestro goleador, ha dicho dos cosas muy lindas y muy verdaderas: “Tengo el privilegio de jugar por el Perú” y “Van a ser los dos partidos más importantes de mi vida”

Vuelvo a repetir lo que dije hace 3 partidos, para ir al Mundial tenemos que ganarlo TODO. Da igual quién esté al frente. Da igual 1969. Da igual Messi o quien sea.
Nuestro objetivo es humanamente precioso y va mucho más allá de nombres o de historia.

Y yo creo fervientemente que ganamos.
Y si eso ocurre, voy a llorar mucho de alegría.
Y, de rodillas en el piso, voy a bailar como ese niño pecoso que hace 35 años pudo ver al Perú en un Mundial.

¡VAMOS CARAJO, VAMOS PERÚ QUE GANAMOS!
Como he dicho siempre en todo este proceso:

¡¡¡Con fe, con feee, con feeeeeee!!!