Elecciones asediadas y capturadas en escenarios mineros

Por: Jose Antonio Lapa Romero

“Una mirada al contexto Chumbivilcas y Espinar”

Es indudable que este es un momento de energía desbordada, pasiones encendidas y enfrentadas, ataques, golpes bajos, pro­puestas y ahora en redes memes y otras expresiones de creatividad y ataque. Sin embargo, la idílica “fiesta democrática” se transforma en un campo político donde detrás de los candidatos y sus partidos y/o movimientos políticos se disputan predo­minantemente los intereses empresariales mineros –también de grupos económicos locales para constituirse en potenciales proveedores de bienes y servicios- que buscan determinar el escenario a favor de sus intereses y reducir el riesgo de que un “opositor” llegue al poder local, principal­mente financiando directa o indirectamen­te campañas a diferentes candidatos al estilo del ahora conocido como sector de operaciones estructuradas de ODEBRE­CHT. Entonces, veamos rápidamente cómo se da el juego del poder económico y cómo busca tener control o influencia sobre el poder local.

  1. EL CAMPO DE LAS ELECCIONES: INTERESES ECONÓMICOS Y POLÍTI­COS EN JUEGO

Entre el 2015 y 2016 Glencore y Hudbay realizaron ventas anuales de casi 5 mil mi­llones de soles anuales (3,690,612 Anta­paccay el 2016, y 1,189,823 de Hudbay el 2015) que se transformó en varios cientos de millones en ganancias. Así, estas em­presas mineras en las provincias y distritos donde operan –uno con más mayor tiempo de presencia que el otro- se ha constituido en el poder económico y el poder político hegemónico.

Esta estructuración de poder requiere para desarrollar sus intereses y sus procesos de acumulación, de condiciones de estabili­dad sociopolítica para lo cual despliega y constituye relaciones y mecanismos de control e influencia política en sus esce­narios de actuación. Dentro de esos meca­nismos la búsqueda de control e influencia política sobre los procesos electorales es indudablemente uno de los mecanismos permanentes en los escenarios mineros. Así, las elecciones abren un campo político donde las empresas mineras buscan redu­cir las posibilidades para que pueda llegar al gobierno local autoridades contrarias a sus intereses, y menos un llamado “antimi­nero”, y si uno a favor o por lo menos no cuestione los intereses económicos empre­sariales.

  1. LAS ELECCIONES CAPTURADAS EN ESPINAR Y CHUMBIVILCAS

En Espinar la vida política, desde la in­tensificación de la presencia del capital minero en el 2005, ha estado asediada y permanentemente capturada por el poder minero. Es decir, dividiendo las elecciones entre “candidatos mineros” y “candidato antimineros” y buscando inclinar la mesa al lado del interés empresarial minero -en varias elecciones lo ha logrado con relativa eficacia con medios nada santos. Así, una muestra de esta corta historia está con­tenida en el documento de la Unidad de Inteligencia Minera de Xstrata, donde se manifiesta que “en el 2005 durante las elec­ciones municipales y regionales, la Geren­cia de Relaciones Comunitarias y los fun­cionarios de la Municipalidad Provincial de Espinar, dirigida por Luis Álvarez Salcedo, para la CONTIENDA ELECTORAL decidie­ron convocar a través de obras y dádivas a los campesinos para que lo apoyen en las elecciones, prueba de este aparente exce­lente trabajo fue el mitin de cierre, que se realizó en la Plaza Unidad Vecinal, la cual quedó repleta de manifestantes; era un he­cho, los resultados eran favorables, hasta el día de las elecciones, los primeros resul­tados arrojaron que el alcalde Luis Alvarez Salcedo no sería reelecto y además quedó en el quinto lugar” . También, un dirigen­te de Espinar nos vuelve sobre la realidad en las anteriores elecciones “siempre han manejado así, siempre ellos tenían sus can­didatos, promovían o financiaban pero este año, precisamente en estas elecciones, la empresa minera ya cínicamente está finan­ciando a los candidatos pero ya no a uno, dos o como años anteriores a cuatro candi­datos, ahora sus asesores mismos de la mi­nera han estado detrás de los candidatos, en la inscripción misma, asesores de la mi­nera que también han estado en la mesa de diálogo. Ahorita de los 13 candidatos que hay en Espinar, 10 estará financiando ac­tualmente la minera, está financiando y les está apoyando en todo” . La pregunta es entonces, ¿Ha cambiado en el fondo este patrón en Espinar para estas elecciones?. La respuesta es que no. Esto debido a que el poder económico y político hegemónico minero en Espinar requiere reproducirse, para ello continua “entrometiéndose en el tema político, pero ya no muy abierta ni di­rectamente, sino a través de empresas ter­ceras que le brindan servicio, están finan­ciamiento las campañas políticas. Algunos candidatos están haciendo campañas mi­llonarias” . Así, en el sentido común de los espinarenses se identifica a uno u a otro como candidato minero financiado directa o indirectamente por la empresa minera, fracturando una vez más las elecciones en­tre candidatos “mineros” y “antiminero”, invisibilizando las preocupaciones centra­les de la población y evitando ver el futuro de Espinar más allá de la minería.

<<La idílica “fiesta democrática” se transforma en un campo político donde detrás de los candidatos y sus partidos y/o movimientos políticos se disputan predominantemente los intereses empresariales mineros>>

Mientras que en Chumbivilcas la hegemo­nía empresarial tiene un doble rostro con características específicas. A la acción de la empresa Hudbay –cuya área de influen­cia abarca los distritos de Velille, Chamaca y Livitaca-, se ha sumado la acción de Las Bambas, por el transporte minero, quienes requieren contar con escenarios de esta­bilidad para el desarrollo de sus procesos económicos. Así, las elecciones han dividi­do el escenario político entre candidatos mineros y antimeros. Por ejemplo, en Veli­lle, como nos informa un dirigente, “ya te­nemos identificado cuáles son los candida­tos que están siendo apoyados por Hudbay y por Las Bambas, nosotros también tene­mos un candidato apoyado por el pueblo. Hay dos candidatos financiados por Hud­bay y Las Bambas. En uno están más que nada los que son proveedores de la mina” .

Es indudable entonces que los procesos de realización y acumulación minera requie­ren condiciones de estabilidad sociopo­lítica y donde estas elecciones juegan un papel fundamental porque define 4 años de relación conflictiva y/o convivencia “pa­cífica”, por lo que para los intereses em­presariales mineros se constituye en una necesidad imperiosa controlar, influir y de­terminar las elecciones. Bienvenidos a la realidad de la “fiesta democrática”.

1.- Las Minas del Perú. Perú: Proyectos y prospectos 2017-2019. Perú Top Publicaciones 2017.
2.- Plan Psicosocial N° 2. Consulta: 17 de setiembre del 2018 <https://web.facebook.com/photo.php?fbid=2166912046912836&set=pcb. 2166912336912807&type=3&theater>
3.- Entrevista 1. Realizada el 15 de setiembre del 2018 en la ciudad de Espinar.
4.- Entrevista 2. Realizada el 17 de setiembre del 2018 en la ciudad de Espinar.
5.- Entrevista 3. Realizada el 18 de setiembre del 2018 en la ciudad de Cusco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *