¿Por el centralismo o por el Cusco?

Por: Wilson Chilo L.

La renuncia de César Villanueva como Pri­mer Ministro, la asunción de Salvador del Solar y con el anuncio de cambio en siete gabinetes ministeriales, el gobierno esta­ría respondiendo a la caída en la aproba­ción del Presidente de la República. Para Martín Vizcarra es un momento de defini­ciones; hasta ahora las apuestas han teni­do que buscar el respaldo de la ciudadanía para que puedan ser implementadas, las reformas impopulares -empujadas por los grandes intereses económicos en la mine­ría, gas, turismo, agricultura, pesca- están siendo aplazadas o implementadas con mu­chos cuestionamientos.

Sectores como la Sociedad Nacional de Mi­nería Petróleo y Energía, a través de una nota de prensa, han pedido más mano dura contra las comunidades campesinas que están en conflicto con las empresas mine­ras y donde la política de diálogo del Eje­cutivo otra vez fracasa, el título del comu­nicado es “CRECIENTE INSEGURIDAD AMENAZA INVERSIÓN PRIVADA”, ahí piden proteger los intereses de la empresa minera Las Bambas porque estarían “sien­do objeto de una serie de medidas de hos­tigamiento y chantaje por parte de grupos violentistas”.

Este comunicado del 25 de febrero indi­ca en su última parte: “Exhortamos a las autoridades a tomar las medidas que les faculta la Constitución Política y las leyes para contrarrestar estos hechos ilícitos…”, días después el Ejecutivo declara y amplia el Estado de Emergencia en esta zona.

La editorial del diario El Comercio del do­mingo 10 de marzo es más clara, le pregun­ta al gobierno si está dispuesto a arriesgar su capital político por promover inversión responsable y le evidencia que la proyec­ción de crecimiento del producto bruto in­terno de enero era de 3.7%, sin embargo, el crecimiento solo fue de 2%, bajo este dato el presidente de la CONFIEP, Roque Benavides ha descrito la gestión del go­bierno como “mediocre”.

La posición del gobierno frente al modelo económico, avizora que Martín Vizcarra va seguir empujando esta visión de país que se viene implementando desde los años no­venta, en ese punto nunca hubo conflicto con el fuji-aprismo, PPK, Alianza Para el Progreso de Acuña, Acción Popular, inclu­so los moraditos de Guzmán. La respuesta va estar en la ciudadanía por ser casos de vulneración de derechos ciudadanos, labo­rales, consulta previa, entre otros.

Foto: Redes sociales Gobierno Regional del Cusco

Muni Ejecutivo trajo las prioridades del gobierno

A nivel nacional se vienen impulsando los MUNI Ejecutivo, en el Cusco fue la quin­cena de febrero, según el Ejecutivo estos espacios sirven para construir “Agendas de Desarrollo Territorial”, en donde los distin­tos niveles y sectores del gobierno tiene que trabajar de manera articulada. En el papel y discurso suena bien, pero en los he­chos el gobierno y sus ministerios ya vie­nen con sus propias prioridades y son los gobiernos locales los que deben adecuarse al enfoque de desarrollo del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Bajo esas prioridades territoriales del Eje­cutivo, al Cusco se ha asignado 117 millo­nes de soles para la continuidad de 39 pro­yectos de inversión. De ellos, 7.8 millones de soles corresponden al gobierno regional y 109.2 millones de soles para los gobier­nos locales.

¿Un Gobierno Regional del gobierno?

A diferencia de otras regiones del sur, el Cusco parece tener una atención privile­giada por parte del Ejecutivo, no hay se­mana en donde no veamos un ministro o vice ministro en la ciudad imperial, a sim­ple vista es importante este trabajo articu­lado y es responsabilidad de los ministerios estar en los territorios.

Esta atención de Martín Vizcarra al Cusco tiene que ver con la importancia política de la región y porque no tiene otro aliado en el sur para que sea la corriente de trans­misión de sus estrategias, rol que estaría cumpliendo Jean Paul Benavente. Otro aspecto es que en el sur se encuentra el corredor minero, las reservas de gas, Ma­chupicchu y disputas por el agua; es un es­cenario delicado por los conflictos latentes que se encuentran en la zona, el gobierno necesita contener esos escenarios a partir de las autoridades locales, por eso creemos que los Muni Ejecutivos o espacios simila­res, no solo sirve para hablar de proyectos, sino también para que los municipios y re­giones no cuestionen el modelo de desarro­llo que empuja el gobierno.

Foto: Redes sociales Gobierno Regional del Cusco

Defender los intereses del Cusco y el sur del país

La población del sur del país tiene una agenda en común y sentimientos comparti­dos frente a la necesidad de contar con gas barato y soberano, la agricultura y el agua son temas centrales, también que se res­pete el derecho a la consulta previa y que los pueblos puedan decidir sobre el futuro de sus territorios. Esa agenda en común no esta siendo abordada por los actuales go­bernadores de Puno, Arequipa, Moquegua, Tacna, Apurímac y Cusco; estan poniendo por delante sus diferencias ideológicas e intereses particulares; por ejemplo, res­pecto al gas Aduviri tiene una posición muy pragmática al intentar hacer un acuerdo particular con Bolivia, mientras Jean Paul Benavente apuesta por el gas vehicular para el Cusco. Este escenario preocupa porque no hay una autoridad regional que se compre el pleito por el gaseoducto del sur, a pesar de las advertencias que el pro­yecto sea modificado y aplazado.

La firma de convenio del Gobierno Regio­nal del Cusco con el consorcio Camisea ha sido muy pomposa y anunciada como un gran logro para la región, a pesar de los cuestionamientos, Jean Paul Benavente se ratifica en ese mensaje. Es su actual posi­ción respecto al gas y la minería, lo que le acerca más al Ejecutivo y se muestra como el operador político del gobierno en el sur, es un aspecto que tendrá que aclarar en el corto tiempo.

A poco de llegar a los cien días de ges­tión, Jean Paul Benavente nos ha tratado de mostrar un perfil de estadista, técnico conocedor de la gestión pública y atento con las urgencias que se han presentado estos últimos dos meses; si la ciudadanía lo compara con Edwin Licona de hecho esta gestión va generar mucha expectativa. A tres meses de trabajo todavía hay mucho que demostrar por parte del GORE Cusco:

¿va ser correa de transmisión de las políticas centralistas de Martín Viz­carra en el sur del país? ¿Cuál va ser su actuar frente al conflicto que existe entre las comunidades campesinas y las empresas mineras? ¿Seguirá forta­leciendo a las grandes empresas de tu­rismo? ¿Va a luchar por el gaseoducto del sur y la diversificación de nuestra economía regional? ¿Cuidará el patri­monio cultural y ambiental de Chin­chero? Los siguientes meses nos dará una respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *