Exfuncionario investigado por el caso Lava Jato intervino a favor del hotel Sheraton

Por Alvaro Meneses

El hotel Sheraton del Cusco, actualmente suspendido, parece estar construido de irregularidades. Un exgerente del Gobierno Regional de esa región, quien posteriormente fue asesor de la Dirección Desconcentrada del Ministerio de Cultura en Cusco, no solo asesoró a una de las inmobiliarias a cargo de la construcción del Sheraton, sino que intervino a su favor desde los puestos que asumió en el Estado.

Además de haber dañado restos arqueológicos catalogados como patrimonio cultural, la construcción del hotel Sheraton de Cusco, también ha dejado indicios de presuntos casos de conflicto de interés entre los funcionarios de las entidades públicas de esa región.


El abogado Ruffo Gaona Moreno, actualmente investigado por el caso Lava Jato, actuó a favor de la empresa Corrales Ingenieros SRL, una de las dos inmobiliarias a cargo de la construcción del hotel Sheraton en Cusco, cuando ocupaba cargos en el Gobierno Regional de Cusco y posteriormente en el Ministerio de Cultura.

Ese es el caso del abogado Ruffo Antonio Gaona Moreno, quien fue gerente legal del Gobierno Regional de Cusco desde el 1 de enero de 2011 hasta el 3 de enero de 2014; y asesor de la Dirección Desconcentrada de Cultura desde setiembre de 2014 hasta julio de 2016. Más de cinco años en puestos claves para despejar el camino a las inmobiliarias a cargo del hotel Sheraton, a pesar de los daños.

En noviembre de 2013, cuando Ruffo Gaona ya tenía más de dos años en la gerencia legal del Gobierno Regional de Cusco, fue contratado por la inmobiliaria Corrales Ingenieros SRL para que asesore en el proceso legal de la compra del terreno donde se construiría el Sheraton, actualmente a cargo por R&G SAC y la constructora mencionada.

El 27 de noviembre de 2013, la constructora Corrales Ingenieros SRL firmó el registro de escritura pública de la compraventa para adquirir la propiedad ubicada en la 714 de la calle Saphy, el espacio donde se construye el hotel. En dicho proceso, participó Ruffo Gaona como abogado de Carlo Antonio Corrales Coutinho, el dueño de la inmobiliaria.

Y el papeleo para que la constructora adquiera la propiedad quedó en familia: el notario que validó la compraventa fue Ruffo Hermogenes Gaona Cisneros, padre de Ruffo Gaona, que actualmente bordea los noventa años.

Puede seguir revisando toda la investigación:

Exfuncionario investigado por el caso Lava Jato intervino a favor del hotel Sheraton

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *