Por: Paco Moreno

«Se está incubando una crisis constitucional y una crisis estatal, cuya salida es la convocatoria a una Asamblea Constituyente»

Un momento constituyente quiere decir que estamos viviendo tiempos en los que son necesarios cambios urgentes y profundos en el país y no solo reformas que pueden terminar como un saludo a la bandera.

Ha colapsado el sistema político que empezó con lo que el jurista Alberto Borea llama “texto del 93”. Las actuales reglas de juego permiten la corrupción a gran escala y la toma del poder de políticos que más parecen integrantes de bandas mafiosas.

El historiador Nelson Manrique tiene razón. Buena parte de los problemas que el Perú afronta hoy “son consecuencia del orden legal impuesto por la Constitución de Alberto Fujimori”. El observador Juan Carlos Ramos recuerda que, en el año 2000, cuando el fujimorismo había tocado fondo, gente seria hablaba ya de empezar una nueva etapa con una nueva Constitución dejando atrás la era de Fujimori y Montesinos.

Han pasado 19 años con las mismas reglas de juego y el país está estancado por culpa de la corrupción, los políticos mafiosos y por las redes del narcotráfico.

“La población no se siente representada por los organismos de gobierno, muchos (de ellos) constituidos por la Constitución del 93”

Una nueva Constitución es un camino adecuado y se debe construir mediante una Asamblea en el que participen todos los que quieren un país democráticamente fuerte y que fundamente su desarrollo en la educación, la ciencia y la tecnología.

Manrique opina que están en proceso las condiciones para una Asamblea Constituyente. “Lo fundamental es que la población no se siente representada por los organismos de gobierno, muchos (de ellos) constituidos por la Constitución del 93; la población pide cambios profundos”, sostiene. El analista Sinesio López considera que “se está incubando una crisis constitucional y una crisis estatal, cuya salida es la convocatoria a una Asamblea Constituyente”.

DURO DE ROER

A su vez, el comunicador social Fernando Palomino consideró que sí sería necesario un cambio de Constitución, pero que una nueva Carta Magna no garantiza la eliminación de la corrupción. “Las leyes no cambiarán a los corruptos. Tenemos que cambiar desde la casa. Lo importante aquí son los valores”, sostuvo en la conferencia “Entre Periodistas” organizada por la Universidad Privada del Norte (UPN).
El joven filósofo Jefferson Castillo anotó: “Pedir nueva constitución es reduccionista y un facilismo supino. Eso para ciertas agrupaciones políticas, que es lo único que saben hacer, además de pedir privilegios absurdos y no basados en evidencia científica. ¿Qué país de primer mundo es eso gracias a qué cambió su constitución?”.
“No hay que olvidar que con la Constitución del 79 no llegamos a ser primer mundo. Al día siguiente, todos no amanecieron educados y el PBI no llegó a 10”, manifestó.

VIZCARRA SE QUEDA HASTA EL 2021

No está mal lo que está haciendo Vizcarra; pero, cuidado, si el Congreso acepta la cuestión de confianza los mismos bribones se quedarán hasta el 2021, y si el Parlamento la rechaza, Vizcarra quedará facultado para disolver el Parlamento y convocar a elecciones para un nuevo Congreso.
Él se quedará hasta el 2021. En octubre se harían las nuevas elecciones congresales y se elegirían a los nuevos parlamentarios para que ejerzan solo hasta el 2021 y el 2021 volverían a postular los mismos que ahora deshonran al Poder Legislativo de nuestro país.
Manrique considera que es correcto lo que está haciendo Vizcarra, pero que es insuficiente. “No se puede dejar pasar el blindaje al fiscal Chávarry. Antes de este pacto infame lo que estaba en agenda eran las reformas políticas. Lo que ahora exige la población va más allá; es el cierre del Congreso para terminar con la impunidad de los delincuentes protegidos en el Parlamento y frenar el blindaje a los corruptos”, indica.

“Historiador Nelson Manrique considera que es correcto lo que está haciendo Vizcarra, pero que es insuficiente. Hay quienes piden nueva constitución”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *