Gobierno privilegia la minería

Por: José Antonio Lapa Romero. Sociólogo.

En el Perú, el COVID-19 no solo está mostrando la precariedad sanitaria, laboral y la exclusión de millones de peruanos, sino también los privilegios de algunos sectores económicos y, en especial, el minero, cuya continuidad de operaciones en medio de la pandemia provocó el contagio de más de 500 trabajadores a nivel nacional y 26 en el Corredor Minero del Sur.

Así, la lógica de acumulación del capital minero no solo impacta territorios y la salud de miles de personas, considerados como parte de los “sacrificios del desarrollo”, sino afecta derechos de trabajadores y pone en riesgo la vida y la salud de comunidades campesinas y poblaciones locales.

En 2018, el sector minero contribuyó a nivel nacional con el 10 % del PBI. El 59 % de las exportaciones (28 mil 823 millones de dólares de 48 mil 942 millones), generó el 4.4 % de los empleos formales, es decir, 201 mil 541: 66 mil 357 contratados por las empresas mineras y 135 mil 191 por contratistas.

La recaudación tributaria minera alcanzó 9 mil 834 millones de soles. En contraste, la renta del Estado por minería llegó solo a 9.2 %. Entre el 2005 y 2018, el país se quedó solo con 1 dólar de cada 10 dólares que se exportó, y se devolvió tributos a las empresas mineras por 3 mil 770 millones de soles.

Los datos iniciales son mostrados como “bendiciones” por los gremios mineros dejando de lado o mostrando poco otros datos que serían parte de los “sacrificios del crecimiento económico”. Así, hay más de 5 mil personas con metales tóxicos en sus cuerpos, decenas de ríos contaminados, tierras y animales de las comunidades afectadas por las operaciones, 279 fallecidos (244 civiles, 35 policías) y 4 mil 816 heridos (3212 civiles, 1599 policías, 5 militares) en conflictos sociales, solo entre marzo de 2006 y mayo de 2018. Asimismo, hay cientos de defensores criminalizados y violencia empresarial y estatal como en el valle de Tambo por el proyecto minero Tía María. A esto se suman los extendidos privilegios tributarios para las empresas.

Por el corredor minero se trasladaron 684 mil 207 TMF y 712 mil 900 TMF de cobre de MMG Las Bambas (China), Hudbay (Canadá) y Glencore (Suiza) en 2016 y 2018, respectivamente. Generaron más de 10 mil millones de soles anuales por sus ventas. Para el 2016 las ganancias fueron S/ 4 mil 131 millones 613 mil de Las Bambas, S/ 3 690 millones 612 mil Antapaccay y S/ 2 mil 257 millones 050 soles de Constancia. Esta estructuración económica ha constituido un poder minero hegemónico en cada uno de los escenarios locales donde operan.

Mientras que los impactos en las comunidades y poblaciones locales son fuertes. Agricultura y ganadería, contaminación de ríos, estados de emergencia permanentes, y más de 500 denunciados en Espinar, Chumbivilcas y Cotabambas.

Todo indica entonces que las decisiones estatales legitiman los intereses de la clase empresarial minera en plena pandemia. La reactivación económica pone en movimiento la lógica de acumulación minera en medio y abre la posibilidad de incrementar el contagio por COVID-19 en trabajadores mineros y comunidades campesinas y poblaciones locales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *