Cusco: gremio periodístico rechaza maltrato policial a periodista de Pulso Regional

Vidal Merma es un hombre de prensa que colabora con la revista Pulso Regional de Cusco y el medio OjoPúblico. Cubre las protestas de la población de Espinar iniciadas el 15 de julio.

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP) rechazó la agresión de agentes de la Policía Nacional del Perú contra el periodista Vidal Merma Maccarcco, durante la cobertura del conflicto social en la provincia Espinar (Cusco).

El periodista independiente, que colabora con la revista Pulso Regional de Cusco y el medio OjoPúblico, cubre las protestas de la población de Espinar, iniciadas el 15 de julio. La ciudadanía reclama a la minera Antapaccay la entrega de un bono para afrontar los efectos de la pandemia, como parte del convenio entre la compañía Glencore y la comuna provincial.

En este contexto, el miércoles 22 de julio, alrededor de las 7 de la noche, agentes policiales dispararon en dirección al periodista en instantes en que este se encontraba en la vía pública, registrando una incursión policial en la avenida San Martín, en el centro de la ciudad, mientras intentaban dispersar con disparos de perdigones y bombas lacrimógenas a manifestantes apostados cerca al Hospital de Espinar.

A pesar de que Merma Maccarcco comienza a gritar que es periodista los agentes policiales omiten sus gritos y siguen disparando, lo que la ANP considera un agravante.

Minutos antes, el periodista se encontraba en dicho nosocomio a donde había acudido para recabar información sobre las personas heridas que venían siendo atendidas en dicha dependencia de salud. Lamentablemente esta agresión no constituye un hecho aislado.

La ANP tiene registro de recurrentes ataques al periodista como el sucedido el jueves 16 de julio alrededor del mediodía cuando Merma Maccarcco registró fotográficamente la agresión policial a un joven manifestante en el denominado corredor minero, en la carretera Espinar-Arequipa. Seguidamente, tomó su teléfono celular para iniciar el registro videográfico.

«En ese momento un agente policial le intercepta para impedirle la filmación, al mismo tiempo que le toma fotografías con su celular.
Merma intenta evadir al agente policial y le indica reiteradamente que es periodista -pese a que tenía puesto el chaleco de prensa y fotocheck de la revista local que lo acredita como tal-, sin embargo, el efectivo guarda su equipo para tomar su macana -garrote grueso- e intentar golpear a Merma.
Pese a que trató de esquivar el ataque, otros dos efectivos policiales se acercaron por la espalda del periodista. Uno lo sujeta por el cuello y le pisa el pie, mientras que el segundo le arrebata de la mano el equipo celular para entregarle al primer agente, quien comienza a eliminar parte del material fílmico y fotográfico», refiere la ANP.

Ante este hecho la población se enardece y, rodeando a la policía, exige que liberen al hombre de prensa. El agente policial, ante la insistencia de los manifestantes, le devuelve el celular a Merma.

Según relató Vidal Merma a la Oficina de los Derechos Humanos de la ANP, al día siguiente se acercó a la Comisaría Rural de Espinar para asentar la denuncia correspondiente, sin embargo, el coronel Pedro Agustín Vargas Chilón impidió la denuncia indicando que vuelva más tarde, que no había tiempo para atenderlo.

Merma Maccarcco mostró su carné de prensa, pero Vargas Chilón le responde que “eso no sirve, cualquiera puede sacar uno” y que “solo los que tienen título pueden ser periodistas”, ante lo que Vidal le reclama, pero el agente hace caso omiso. Este hecho motivó que, horas más tarde, el hombre de prensa se dirigiera a la Subprefectura Provincial de Espinar, donde fue atendido por el subprefecto Carlos Enrique Benavides Yauri.

«La Asociación Nacional de Periodistas del Perú expresa su solidaridad con el periodista Vidal Merma Maccarcco, quien cumple con su deber informativo dando cobertura a las protestas en la zona. Asimismo, la ANP exhorta a Inspectoría de la Policía para que realice las labores de investigación a fin de determinar quiénes son los agentes responsables de la agresión contra el comunicador, para que reciban una sanción ejemplar y, al mismo tiempo, someta a proceso disciplinario al coronel Pedro Agustín Vargas Chilón quien impidió al periodista interponer denuncia tras la agresión de la que fue víctima», demanda el gremio periodístico.

La ANP recordó a la Subprefectura Provincial de Espinar a los agentes del orden y la opinión pública que el estado de emergencia nacional no restringe la libertad de información, expresión, opinión y difusión y, mucho menos, la labor informativa, considerada un servicio esencial en pleno ejercicio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *