29/10/2020

Nueva Ley de las Trabajadoras del Hogar, ¿Qué pasará con las menores de edad?

Foto: www.peru.as.pe

Comparte en tus redes...
Share on Facebook
Facebook
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es VA.jpg
Por:
Tania Romero Hinostroza

E-mail: taniaromerohinostroza@
gmail.com

En marco de la conmemoración del día internacional de la Mujer Indígena, este 5 de setiembre el Pleno Mujer del Congreso aprobó con 119 votos a favor el proyecto de Ley con el texto sustitutorio que modifica entre otros: la celebración de un contrato escrito de trabajo, remuneración mínima vital, jornada laboral de 8 horas diarias o 48 semanales, pago de CTS, vacaciones, afiliación al seguro de salud, es decir, todos los derechos laborales mínimos de cualquier trabajador/a. En pleno siglo XXI, que la Federación Nacional de Trabajadoras del Hogar (FENTTRAHOP), entre otras organizaciones, reclamen por igualdad para este sector, ya habla bastante mal de nuestra realidad.

Esta aprobación ha alarmado a ciertos círculos sociales que han levantado la voz exigiendo derechos para “los empleadores”, puesto que tan importante como los derechos de las trabajadoras del hogar son los derechos que defiendan a quienes emplean, aduciendo entre otras cosas que las trabajadoras del hogar muchas veces “…comen, ensucian, rompen cosas, se enferman y así no se puede emplear porque se gasta de más…”. Esos reclamos solo hacen ver la pobreza mental y moral que muchos empleadores tienen. Este sector, son trabajadoras y hacen lo mismo que cualquier otro, no son sirvientas; la diferencia radica en que los empleadores que reclaman, jamás han sostenido que las labores domésticas sean parte de un trabajo, sino poco menos que servidumbre, concepto que arrastra una carga feudal.

En esta discusión nos importa no sólo hablar de colonialidad sino también de derechos y puesto que los derechos son inalienables a todo ser humano ¿qué sucede con las trabajadoras del hogar menores de edad?, ¿qué protección les depara? En el texto final de la nueva ley no se analiza este punto, sí se habla que el trabajo doméstico lo realizarán mayores de 18 años, es todo. Esperamos que el Presidente y el ministerio respectivo, lo incluyan al momento de su promulgación y sino, se debe exigir que en el reglamento se analice este aspecto, puesto que se configuraría la explotación laboral de menores de edad, para “reemplazar” bajo el pretexto del “padrinazgo” a las mayores que serían despedidas; eso, por un lado y, por el otro, las adolescentes que han realizado o siguen realizando trabajo doméstico –muchas de ellas desde niñas–, no sólo se quedarán sin trabajo sino también desprotegidas y sin ningún beneficio por las labores realizadas.

Apuntamos a ser una nación con igualdad; hablamos que las niñas, niños y adolescentes son el futuro de la patria. Nos aprestamos con bombos y platillos a celebrar el bicentenario de la proclamación de la independencia; sin embargo, siempre se deja de lado la participación política, social y económica de las niñas, niños y adolescentes. Hoy más que nunca su voz se apaga entre gritos destemplados de algunos adultos que reflejan la crisis sanitaria, ética, moral, económica y política que vive este país llamado Perú.