28/11/2020

PACHAMAMA: teatro para el mundo desde las entrañas de Cusco

Comparte en tus redes...
Share on Facebook
Facebook
Por: Iñakapalla Chávez Bermúdez

La cuarentena hizo que nos detengamos y dejó esperando varios proyectos artísticos. Uno de ellos fue el proyecto de artes escénicas “Pachamama” que a finales del año pasado (2019) había retomado el hilo conductor ante la necesidad de hablar de una problemática social tan poco visibilizada en nuestro país, el de la minería ilegal y la presencia y participación de las mujeres. Este proyecto está conformado por dos grandes actrices cusqueñas: Luz Maribel Sánchez (Luz Sanz) y Dalia Ivanova Paz Ponce (Dalia Ivanova), dirigidas por el dramaturgo Marcelo Farfán Ávalos. La obra nos invita a hacer una reflexión sobre diversos temas transversales a la minería ilegal en los andes y la selva de Perú. Entre estos temas se destacan la trata de personas, la violencia sexual, la explotación y la violación de los derechos humanos. Durante esta cuarentena se cometieron una serie de actos inhumanos contra la naturaleza, uno de ellos fue la tala ilegal de los árboles en la selva peruana y la explotación de los recursos minerales por las grandes empresas, así como por la minería informal. Pachamama, relata esta situación a través de la experiencia de dos mujeres que han quedado atrapadas en la mina “Boca del Diablo”.

Las artes escénicas nos hacen una invitación a reflexionar sobre este tema a través de estas dos mujeres mineras sobrevivientes de estas experiencias que atentan no sólo con la naturaleza sino con la misma especie humana. Continuar con un proyecto escénico en tiempo de distanciamiento social constituye un gran reto, Dalia Ivanova, una de las actrices nos relata: “Todos los procesos creativos, formativos, laborales se detuvieron, los centros culturales cerraron, incluyendo nuestros lugares de encuentro y ensayos. Nosotros ya teníamos el proceso bastante avanzado. Para el mes de marzo ya habíamos iniciado con el montaje. Con la cuarentena cesamos intempestivamente. Tras varios meses de restricciones, decidimos retomar el proyecto en el mes de septiembre con miras a estrenar de forma virtual el próximo mes de diciembre. Para ello, optamos por realizar nuestros ensayos de manera virtual, respetando las restricciones y también el miedo al contagio. Estamos trabajando directamente sobre el texto, la creación de los personajes, las intenciones, emociones, acciones. También realizaremos ensayos presenciales pero los menos posible, y limitando el contacto físico. La cuarentena nos obligó a adaptar nuestro proceso creativo a la virtualidad, el distanciamiento y también a la digitalización de nuestro proyecto para su difusión en los medios virtuales. Un enorme desafío para el teatro actual.”

Las artes escénicas han sido una de las más afectadas en este periodo de cuarentena, quizás la expresión coloquial “por amor al arte” resumiría la persistencia en continuar con un proyecto escénico en tiempos de pandemia mundial. Dalia nos manifiesta: “La gran mayoría de los artistas escénicos de Cusco somos independientes, no tenemos contratos formales con ninguna compañía o productora, pues eso no existe en nuestro contexto cusqueño. Todos los que nos dedicamos a las artes escénicas somos los propios gestores de nuestros proyectos creativos, de nuestros trabajos y destinos. Vivir del arte de por sí ya es difícil, en tiempos de pandemia, es imposible, no podemos trabajar porque los locales donde nos presentamos están cerrados, y aunque todo vuelva a la “normalidad” las condiciones serán muy duras para todos, quizás algunos espacios no vuelvan a abrir sus puertas; tampoco podemos reunirnos para ensayar o para dar talleres, por lo menos no, por ahora. Nuestras limitaciones se han exacerbado con esta crisis. No ha sido fácil para nadie adaptarse a estas nuevas reglas que restringen la convivencia, que para los escénicos es vital e irremplazable. Nuevamente nos toca, como siempre, adaptarnos, buscar soluciones creativas a las adversidades. Por otro lado, hemos entendido que, para lograr la formalización de nuestro sector, así como la implementación de políticas culturales efectivas por parte del Estado, necesitamos trabajar en comunidad, organizarnos, proponer colectivamente. Y esto sigue siendo sumamente difícil de afrontar, aunque sea una imperiosa necesidad.”

Pachamama, es una gran muestra de perseverancia y creatividad, dos de las características de las artes escénicas que en este periodo de cuarentena se reinventa. Pachamama ahora es un proyecto escénico digital y se estrenará de forma virtual, bajo la producción de Incarri Creación Artística, en el mes de diciembre y se contará con 6 fechas de presentaciones (viernes 4 y 11, sábado 5 y 12 y domingo 6 y 13 de diciembre) a las 8pm a través de Facebook Live. Las entradas pueden ser adquiridas a través del teléfono/whatsapp +51 941405373 con el descuento del 50% hasta el 8 de noviembre. Posteriormente el costo de la entrada será de 20 soles.