28/11/2020

Lava Jato: piden 27 años de cárcel para ex presidente del Cusco, Jorge Acurio

Comparte en tus redes...
Share on Facebook
Facebook

El Ministerio Público lo acusa por los delitos de colusión agravada, cohecho pasivo y asociación ilícita para delinquir por la concesión de la avenida Evitamiento a cambio del pago de una coima de 3 millones de dólares.

El miembro del Equipo Especial Lava Jato del Ministerio Público, Germán Juárez Atoche, formalizó la acusación en contra del ex presidente regional de Cusco, Jorge Acurio Tito, por la presunta comisión de los delitos de colusión agravada, cohecho pasivo y asociación ilícita para delinquir, y solicitó 27 años de prisión efectiva y 15 años de inhabilitación.

En mayo de 2019, el exrepresentante de Odebrecht en el Perú, Jorge Barata, declaró que autorizó el pago de una coima a Acurio Tito, equivalente al 3% del costo de la avenida Evitamiento del Cusco. La obra estaba tasada en casi 300 millones de soles, por lo que coima equivalía a 3 millones de dólares.

Barata dijo que el ejecutivo de la empresa brasileña Renato Bartoletti llegó a un acuerdo con Jorge Acurio para el pago del 3% del total de la obra. Acurio, según la Fiscalía, solo llegó a cobrar US$1 millón 250 mil de Odebrecht, porque en diciembre de 2013 fue vacado por otra condena por corrupción.

El pago se hizo a través de la División de Operaciones Estructuradas de Obrebrecht a la cuenta de la empresa off shore Wircel en el Banco Crédit Andorra Panamá.

La acusación también incluye a los funcionarios de Acurio: Helio Hebert Molina Miranda (16 años de prisión), Jaime de la Torre Aguilar (20 años de prisión), Luis Simón Puelles Escalante (16 años de prisión), Carlos Alberto Marroquín Echegaray (20 años de prisión), Lucas Pauccar Cancha (9 años de prisión), Juan Carlos Luque Cutipa (16 años de prisión) y Gustavo Fernando Salazar Delgado (13 años y 4 meses de prisión)

Desde el 27 de mayo de 2017, la exautoridad regional estuvo bajo prisión preventiva. Al cumplirse el plazo, el 13 de noviembre de 2018, la prisión preventiva se prolongó por otros 10 meses. En agosto de 2019, la Fiscalía solicitó que se aplace la prisión preventiva y el Poder Judicial le dio la razón.

No obstante, Acurio apeló y la Sala de Apelaciones revocó la decisión y dictó la libertad para Acurio para el mes de noviembre. Días antes de que se cumpliera la medida, la Fiscalía volvió a solicitar 90 días más de prisión preventiva, pero el Poder Judicial negó dicho pedido y dictó 12 meses de prisión domiciliaria.

Es la segunda acusación fiscal que consigue el equipo especial Lava Jato. El primero fue contra el ex presidente de Áncash, César Álvarez, quien además ya fue condenado.