20/04/2021

Congreso aprobó norma que protege la salud de personas afectadas por metales pesados

Comparte en tus redes...
Share on Facebook
Facebook

La noche del martes, el pleno del Congreso aprobó un proyecto de ley que propone fortalecer la prevención y la atención de la salud de las personas contaminadas con metales pesados u otras sustancias químicas.

Después de varios años de pelea, el pleno del Congreso aprobó un proyecto de ley que propone fortalecer la prevención y la atención de la salud de las personas contaminadas con metales pesados u otras sustancias químicas.

El presidente de la Comisión de Salud, Omar Merino López, fue el encargado de sustentar los proyectos de ley 1256 y 2740. Señaló que la norma tiene como objetivo velar y fortalecer la prevención y atención de la salud poblacional afectada. 

La norma permitirá incorporar la formulación y ejecución de políticas públicas de salud y en materia ambiental a escala nacional, regional y local.

También plantea una articulación intersectorial e intergubernamental, encargándole a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) y al Ministerio de Salud una función rectora y los mecanismos para la articulación. 

Asimismo, se establecieron los protocolos e instrumentos a utilizarse para estos casos, así como también la necesidad de establecer un registro nacional de las personas afectadas por esta problemática. 

“Creemos que esta norma es una necesidad para abordar de manera responsable el fortalecimiento, la prevención y la atención de la salud poblacional afectada por la contaminación con metales pesados y otras sustancias químicas, que ha causado y sigue generando enfermedades a la población”, manifestó el titular de la Comisión de Salud. 

Al término del debate, el pleno del Congreso aprobó dicha ley con 98 votos a favor y 1 voto en abstención. La ley fue presentada en diciembre del 2018 a los pobladores en Espinar. Esta junto a la sentencia de la demanda de cumplimiento se convierten en herramientas normativas para que los afectados con metales tóxicos accedan a salud y tengan un registro de afectados. No obstante, queda aún una larga batalla para lograr justicia ambiental y de salud humana.