23/09/2021

Ciudadanía fue excluida de la gestión local por la pandemia

Comparte en tus redes...
Share on Facebook
Facebook

La participación de la población en la formulación de políticas públicas, en la planificación, en la formulación de los presupuestos y en la vigilancia ciudadana es de suma importancia para promover el desarrollo y fortalecer la gobernanza. No obstante, el ejercicio de este derecho fue limitado por la emergencia sanitaria.

Escribe: Jorge L. Sáenz A. – Centro Bartolomé de Las Casas (CBC).  

Cuando hablamos de la participación ciudadana nos estamos refiriendo al involucramiento activo de los ciudadanos y ciudadanas en la toma de decisiones públicas que tiene repercusión en sus vidas; y la gestión del desarrollo local son las acciones que realizan las autoridades para la promoción del bienestar de toda la población a través del ejercicio de sus derechos.  Para que el desarrollo local sea integral y humano se requiere de la participación ciudadana a través de sus representantes.

Uno de los aspectos más importantes del proceso de descentralización de nuestro país es la participación ciudadana. La Constitución Política del Perú y la Ley de Bases de la Descentralización señalan que los gobiernos locales deben promover la participación ciudadana en la gestión del desarrollo local, a través de la planificación del desarrollo, formulación presupuestal y en la gestión pública. En la Ley Orgánica de Municipalidades se precisan los derechos de participación y control vecinal.

Son varios los espacios y mecanismos locales para la participación ciudadana en la gestión del desarrollo local. Estos son: formulación de los planes de desarrollo locales concertados y planes sectoriales, formulación de presupuestos participativos, consejos de coordinación local, instancias para la lucha contra la anemia y desnutrición infantil, instancias de concertación para la prevención, atención y erradicación de la violencia contra la mujer e integrantes del grupo familiar, consejos participativos de educación, consejos consultivos de niños, niñas y adolescentes, consejos de participación juvenil, consejos del adulto mayor, entre otros.

La situación de pandemia por la presencia del COVID-19 restringe la realización de actividades grupales. Se constata que esta situación dificulta la participación de la ciudadanía en la gestión concertada del desarrollo local, y que los espacios de encuentro entre la población y las autoridades no ha funcionado de manera sostenida.

Las restricciones por la emergencia sanitaria solo permiten encuentros y reuniones virtuales, dependiendo del acceso a la conectividad de la población. Los gobiernos locales están implementando estrategias para la promoción de la participación ciudadana, tomando en cuenta las limitaciones.

La participación ciudadana es importante. Es necesario conocer cómo la pandemia afectó la participación y vigilancia ciudadana, qué estrategias se desarrollaron, cuáles son los problemas, cómo se está dando esta participación, qué problemas se han generado, cuáles son los retos post pandemia; y determinar una agenda de trabajo para el fortalecimiento de esta participación ciudadana.

Los gobiernos regionales y locales están en la obligación de hacer esfuerzos para que los espacios y mecanismos de concertación y coordinación entre los representantes de las instituciones públicas y de la sociedad civil funcionen. Además, deben promover y facilitar la participación de la sociedad civil en estos espacios. Es de suma importancia la intervención de organizaciones de niñas, niños y adolescentes, mujeres, jóvenes, adultos mayores y de sectores excluidos del desarrollo local.

El gran reto es que los acuerdos que se dan en estos espacios de coordinación y concertación sean vinculantes, esto quiere decir que se implementen. Es imprescindible el seguimiento y la vigilancia ciudadana.