23/09/2021
Comparte en tus redes...
Share on Facebook
Facebook

Nuevamente esta conducta contra la democracia confirma que la candidata no ha cambiado nada pese a haber jurado defender la democracia y derramado lágrimas ante cámaras. Ahora busca que no se respete nuestro voto.

Escribe: Helio Cruz – Área legal de Derechos Humanos Sin Fronteras (DHSF)

El pasado 6 de junio conocimos con sorpresa el resultado del flash electoral a boca de urna elaborada por IPSOS, en el cual Keiko Fujimori obtenía el 50.3% y Pedro Castillo 49.7% de los votos. Minutos más tarde, la candidata de Fuerza Popular, en conferencia de prensa, señalaba: “(…) ese cambio lo tiene que buscar gane quien gane. Aquí no hay un ganador o un perdedor, aquí lo que se tiene que buscar finalmente es la unidad de todos los peruanos (…)”.

Horas más tarde, de acuerdo al resultado progresivo de la ONPE, vimos nuevamente con sorpresa que Pedro Castillo obtenía 50.26% y Keiko Fujimori 49.73% (desde entonces, al menos, hay una distancia de 70 mil votos). Este hecho cambiaría radicalmente la postura de Fujimori, ya que pasó de la campaña del “terruqueo” a la campaña del “fraude”, convocando a desestabilizar el sistema de conteo de la ONPE y afectar el cronograma de vacunación nacional. ¡Así no, señora Keiko!

Nuevamente esta conducta contra la democracia confirma que la candidata no ha cambiado nada pese a haber jurado, pese a haber derramado lágrimas ante cámaras, pese a haber utilizado una piedra para acusar, y ahora busca que no se respete nuestro voto.

Fujimori ha contratado a distintos estudios de abogados para iniciar acciones de nulidad de actas en los departamentos de Huancavelica, Arequipa, Cajamarca, Cusco, Ancash, Moquegua, San Martín, Pasco y Tacna, donde el partido Perú Libre ha obtenido holgadamente el voto mayoritario. Pretenden eliminarlos, quieren limitar nuestra expresión en las ánforas, quieren anular nuestra participación.

Gracias a Fujimori esta pesadilla va demorar más días, sometiéndonos a sus intereses. Además, ahora mismo afronta un pedido de prisión preventiva porque uno de sus testigos Miguel ‘Miki’ Torres, de quien debe guardar distancia para no alterar su testimonio, apareció como su abogado impugnador en conferencia de prensa.

Otra vez nos toca defender la soberanía nacional, los derechos humano y el Estado precario de las garras de cualquier organización criminal. “Los nadiestenemos derechos y cualquier intento de limitarlos es poner la impunidad por encima de las personas.