23/09/2021

Los pasivos que hereda el gobierno de Pedro Castillo

Comparte en tus redes...
Share on Facebook
Facebook

Las regiones del sur esperan el reinicio de grandes proyectos como el ansiado nuevo aeropuerto de Chinchero, en Cusco, la irrigación Majes Siguas II en la región mistiana, y el hospital de Andahuaylas para los apurimeños. La esperanza es que estas iniciativas despeguen y se hagan realidad en este quinquenio. En un mensaje a la nación, el presidente Pedro Castillo dijo que transferirá S/ 1.000 millones para destrabar las grandes obras.

Los últimos tres gobiernos dejaron de lado a las regiones del sur andino. De ahí que los electores sureños hayan depositado su confianza en el presidente Pedro Castillo para que asuma medidas concretas que beneficien a esta parte del país.

El sur espera desde hace casi una década la concretización de grandes obras hospitalarias, aeroportuarias, energéticas y de irrigación. Se trata de proyectos paralizados y que forman parte de la agenda heredada por el anterior gobierno al actual régimen. En la lista destacan la construcción del Aeropuerto Internacional de Chinchero, en Cusco; la irrigación de Majes Siguas II, en Arequipa, y el hospital de Andahuaylas, en Apurímac.

En su primer mensaje a la nación, el presidente de la República, Pedro Castillo, anunció la transferencia de S/ 1.000 millones para destrabar los grandes proyectos en el interior del país. La lista no ha sido publicada al cierre de esta edición. El gobernador regional de Cusco, Jean Paul Benavente, dijo que espera que estas grandes obras estén incluidas en el presupuesto destinado a destrabar los megaproyectos.

Aeropuerto de Chinchero

La construcción del Aeropuerto Internacional de Chinchero, en Cusco, está en marcha. En marzo del 2021, el Consorcio Chinchero, conformado por las empresas Hyundai y HBV Contratistas, firmó el contrato para la segunda etapa de remoción de tierras para la ejecución del anhelado proyecto. Los trabajos empezaron en la segunda quincena de abril, bajo la supervisión de la empresa Luis Berger WSP.

En julio, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) informó que el consorcio Natividad de Chinchero estará a cargo de la construcción del nuevo aeropuerto por US$ 362 millones 702 mil. El consorcio se encargará de las obras civiles como las torres de control, la pista y el terminal de pasajeros. En tanto, la supervisión del proyecto fue adjudicada al consorcio Aeropuerto Internacional de Chinchero Cusco por US$ 13 millones 998 mil 277.

A este gobierno solo le corresponde hacer cumplir los plazos de ejecución establecidos en el contrato de concesión para que el terminal aéreo entre en funcionamiento a más tardar en cinco años.

El proyecto se hace bajo la modalidad de Estado a Estado. Corea del Sur, por encargo del Gobierno peruano, se hace cargo de la asistencia técnica para licitar y acompañar la construcción de la obra.

El aeropuerto de Chinchero es el único que está avanzando y se espera que entre en funcionamiento en el 2025.

Gasoducto para el sur

La construcción de un gasoducto que transporte el gas de Camisea, en la selva del Cusco, a las regiones del sur continúa en espera desde hace tres gobiernos. Su concepción en el papel ocurrió en el gobierno de Alan García como Gasoducto Sur Andino; cambió de nombre en el régimen de Ollanta Humala a Gasoducto Sur Peruano y casi sextuplicó su costo al pasar de US$ 1.300 millones a US$ 7.000 millones.

Con ese costo fue adjudicado a un consorcio que tenía como accionista mayoritario a la empresa brasileña Odebrecht, protagonista del escándalo de corrupción continental Lava Jato. En enero del 2017, el Gobierno peruano canceló el contrato porque Odebrecht y sus socios no consiguieron el financiamiento por US$ 4.125 millones para concluir la obra. La obra quedó paralizada con un avance de poco más del 30%. Actualmente, las tuberías se oxidan en la selva de la provincia cusqueña de La Convención y las alturas de Calca.

Después hubo varios intentos de reactivar el proyecto gasífero, pero ninguno tuvo éxito. En el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski el proyecto cambió de nombre y fue bautizado como Sistema Integrado de Gas (SIT Gas). Proinversión encargó a la consultora Mott Macdonald un estudio para redefinir el trazo y costos del proyecto, que fue entregado hace pocos meses.

De acuerdo con el cronograma optimizado de actividades de los estudios de preinversión de la etapa I, la licitación y entrega de la buena pro deben darse entre julio del 2022 y primeros días de junio del 2023. Mientras que la puesta en operación del gasoducto recién ocurriría a fines del 2025 o inicios del 2026.

Según el trabajo de la consultora, el proyecto demandará una inversión de cerca de US$ 4.500 millones. El trazo será el mismo del proyecto Gasoducto Sur Peruano, pero adicionalmente considera los ramales regionales.

El gobierno del presidente Pedro Castillo trabaja -según dijo el presidente del Consejo de Ministros, Guido Bellido- para que la obra avance y el sur cuente con este recurso energético, cuyo precio se incrementó exponencialmente. Antes costaba 38 soles y ahora supera los 50 soles en zonas urbanas y más de 60 soles en áreas rurales. En Camisea, donde está la reserva de gas, un balón de 10 kilos de GLP llega a costar casi 80 soles.

Majes Siguas II

La irrigación Majes Siguas II fue concesionada en el 2010. Se trata de una iniciativa que consiste en la regulación y derivación de agua de las cuencas altas de los ríos Colca y Apurímac para irrigar 60.500 hectáreas de tierras nuevas en las Pampas de Majes y Siguas, región Arequipa, así como para mover las turbinas de hidroeléctricas.

Desde aquel año poco avanzó el proyecto debido a cambios propuestos en el esquema financiero del proyecto que elevará sustancialmente su costo. Hace poco, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) aprobó la propuesta de la adenda 13 para que el proyecto pase a costar US$ 656 millones, lo que representa un incremento de US$ 104.6 millones adicionales. El cambio implica uno tecnológico del sistema de conducción y distribución de agua.

Sin embargo, la Contraloría General de la República realizó 48 observaciones a la referida adenda 13. El gerente general del Gobierno Regional de Arequipa, Gregorio Palma, dijo que la entidad revisa el expediente que implica el cambio del sistema de riego: de canales abiertos a tuberías.

La Contraloría exige una mejor fundamentación a las nuevas circunstancias que llevaron a realizar los cambios y el aumento del presupuesto. Si las observaciones son levantadas, el gobierno transferirá 168 millones de soles a favor de la concesionaria para que reinicie los trabajos.

No hay que perder de vista que el proyecto Majes Siguas II tiene un componente hidroeléctrico. Se trata de la Central Hidroeléctrica Lluclla, que también dará inicio con la fase de instalación y construcción. La inversión alcanza US$ 489 millones. Este proyecto tiene una potencia instalada de 288 MW y estará asentada en los distritos de Lluta y Santa Isabel de Siguas, provincia de Caylloma. Su producción anual llegará a los 1.977 gigavatios por hora (GWh).


Majes Siguas II, en Arequipa, no se concreta desde hace una década por problemas financieros. FOTO: EL BÚHO.

Hospital de Andahuaylas

La construcción de un hospital categoría II-2 para reemplazar al hospital Docente “Hugo Pesce Pescetto” en la provincia de Andahuaylas, región Apurímac, se arrastra desde el 2013. Según la concesión, la obra de S/ 59 millones debió ser concluida en octubre del 2014.

La ejecución del proyecto, encargado al Consorcio Andahuaylas, no tuvo avances y su precio casi se triplicó al saltar a más de S/160 millones. El alza se debió a que hubo 20 ampliaciones de plazo.

El consorcio dejó la obra en diciembre del 2018 con un avance físico de apenas 53%. Un mes después, en enero del 2019, el Gobierno Regional de Apurímac resolvió el contrato por incumplimiento injustificado.

En diciembre del 2018, la Contraloría advirtió deficiencias en la edificación como fisuras en los acabados de muros y columnas, grietas en los cielos rasos y deterioros que ponían en riesgo la calidad de la estructura del nosocomio. El gobierno de Martín Vizcarra asumió el compromiso de concretar la obra por la modalidad de Estado a Estado. Este gobierno deberá continuar con el procedimiento para beneficiar a casi 400.000 ciudadanos de Apurímac.

Puede leer todo el contenido de la revista Pulso Regional, en su versión digital, en el siguiente enlace: