17/05/2022

Las Bambas estaría contratando a más “parapolicías” para enfrentar a campesinos

Comparte en tus redes...
Share on Facebook
Facebook

Según la periodista de El País y los audios a los que accedió Pulso Regional, se trata de la fuerza de choque de la minera conformada por civiles llamados ‘iracos’. El trabajo consiste en defender la mina y desalojar a aquellos que pretendan ingresar a los terrenos de la empresa por S/4,500 mensuales. Este hecho cobra relevancia luego que, en el desalojo del 27 de abril, que dejó más de 30 heridos, participaron civiles con indumentaria de la Policía, hecho que todavía no ha sido esclarecido.

La corresponsal del diario español El País, Jacqueline Fowks, reveló a través de su cuenta en Twitter que la empresa minera MMG Las Bambas empezó a contratar civiles, supuestos ex combatientes en Irak, para enfrentar a comuneros que mantienen la posesión de una porción de terrenos de propiedad de la compañía china en las comunidades de Fuerabamba y Huancuire, en Cotabambas (Apurímac).

Fowks habla de un reclutador que agrupa sus a compañeros que llama ‘iracos’ a cambio del pago mensual de 4,500 soles sin horario fijo y que pueden tener que botar a los campesinos en la madrugada.

A raíz de esta denuncia en redes sociales, Pulso Regional empezó a averiguar este hecho. El tema cobra relevancia porque en el desalojo policial del 27 de abril pasado, cuando la violenta represión dejó más de 30 heridos, participaron civiles contratados por la minera para repeler a los campesinos.

Un grupo de estos portaban escudos y chalecos de la Policía. Los “parapolicías” fueron los que atacaron a los comuneros y detuvieron también al periodista de La República en Cusco, Raúl Cabrera, según contó . Estos, al día siguiente del desalojo, denunciaron, a través de un vídeo, que fueron engañados por Las Bambas y que estaban atemorizados porque estaban rodeados por los comuneros.

La empresa minera no aclaró porqué contrató matones para el desalojo de los campesinos. Actualmente la protesta en contra de Las Bambas continúa, porque el diálogo fracasó el sábado último por inasistencia del presidente del Consejo de Ministros, Aníbal Torres.

La situación se puso más tensa luego de que el premier Torres dijera ayer en el Congreso que no acudió a la reunión porque no iba a ir a ser secuestrado, lo que generó el rechazo de las autoridades de Apurímac y de los dirigentes campesinos de Challhuahuacho.

Esta foto fue tomada dentro del campamento minero de la minera MMG Las Bambas.

Los audios

Este medio accedió a fotografías de civiles vestidos con prendas oscuras y cascos y portando escudos protectores muy parecidos a los que utiliza la Policía. Además, tiene en su poder cinco clips de audios en el que se escucha a un varón dando detalles del trabajo que cumplirían en caso sean contratados.

Esta persona, que dice que es también un excombatiente de Irak, advierte que serán contratados para trabajar como barrera humana en el resguardo de la mina con unos 500 policías y 130 soldados del Ejército.

“La gente guerrera. No es como desalojar a la gente de un terreno, simplemente es como una barrera humana (para) que no sigan entrando. De repente mientras durmamos de noche van a aparecer por un costado del campamento, hay que sacarlos, pero también, a la vez, hay que trabajar de la mano con la Policía. Hay como 500 policías en la mina, 130 efectivos del Ejército están ahí. No es que nosotros somos los reyes, los únicos que vamos a trabajar señores”, se escucha en uno de los clips.

El varón reitera a manera de instrucción el trabajo que tendrán que hacer los interesados a cambio de los 4,500 soles mensuales. “El trabajo que vamos a realizar es en altura, en los cerros, por el tema social que está sucediendo con las comunidades. Los comuneros están queriendo entrar a la mina a quemar, a destrozar materiales, lo cual, nosotros, vamos a tener que desalojar a los que están entrando a las cercanías de la mina. En algunas veces nos van a querer agarrar a palos y pedradas y para eso tenemos cascos y escudos, no será para todos, siquiera habrá 80 cascos y 80 escudos”.

Agrega a manera de precisión: “Vamos a proteger el ingreso a la mina. Nosotros no vamos a llevar armamento letal, nadie lleva armamento letal, señores”.

Aquí se ve a un grupo de personas con cascos y escudos parecidos a los que utilizan los policías.