26/09/2022

Perú: Establecerán red de vigilancia de enfermedades en animales en áreas protegidas

Comparte en tus redes...
Share on Facebook
Facebook

En los últimos años, el Perú presentó una serie de eventos sanitarios en la fauna silvestre como el varamiento y mortalidad de delfines en la costa norte en 2012, la mortalidad de ranas del Titicaca en Puno en 2016, el reporte inusual de tapires muertos en Madre de Dios en 2017, el incremento de casos de sarna en vicuñas en los Andes peruanos, y la mortalidad de especies marinas en las costas de Lima por el derrame de petróleo en Ventanilla a inicios del 2022.

La degradación de los ecosistemas, el comercio de animales silvestres y el cambio climático incrementaron la aparición y propagación de enfermedades, que tienen impacto en la salud pública, en la seguridad alimentaria, en la conservación de la biodiversidad y en la economía a escala local y global. Hasta el momento, los expertos estiman que 6 de cada 10 enfermedades infecciosas conocidas a nivel mundial son zoonóticas, es decir, han sido transmitidas de animales a humanos.

Para enfrentar estas potenciales amenazas, el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp) impulsa la creación de un sistema de vigilancia sanitaria de la fauna silvestre en las 76 áreas naturales protegidas (ANP) que conforman el Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas del Perú. De esta manera, se busca contar con información sobre la salud de los animales que habitan en cada uno de estos espacios, para la detección temprana de enfermedades y el manejo adecuado de estas antes de que se conviertan en un problema para otras especies y para los humanos.

Sernanp utilizará la herramienta de monitoreo y reporte espacial (SMART), que es utilizada como parte de su sistema de vigilancia y control en las ANP. Con la adaptación de esta herramienta, llamada “SMART para salud”, los guardaparques podrán agregar a sus registros información sobre los eventos sanitarios en animales silvestres detectados durante sus patrullajes. Estos datos serán consolidados en cada área protegida para, posteriormente, ser compilados, sistematizados y analizados en la sede central.

Los especialistas fueron capacitados por un experto del Programa Global de Salud de WCS en el uso de la herramienta “SMART para salud”. Y, en los siguientes meses, se tiene previsto realizar una prueba piloto de vigilancia sanitaria y el uso de “SMART para salud” en tres áreas naturales protegidas de la región Lima, para su posterior empleo a nivel nacional.

Un aspecto importante es que este sistema está trabajado bajo el enfoque global de “Una Salud”, la cual reconoce la conexión y dependencia que existe entre la salud humana, la salud animal y la salud del medio ambiente, haciendo énfasis en la necesidad de un trabajo colaborativo y multidisciplinario para evitar la aparición y reemergencia de enfermedades. Por ello, la conservación de la biodiversidad y el trabajo para asegurar la salud de la fauna silvestre son piezas esenciales en la prevención, vigilancia, control y mitigación de enfermedades que pueden afectar a los seres humanos.

Cabe destacar que en los últimos años, el Perú ha presentado una serie de eventos sanitarios en la fauna silvestre de gran preocupación, como el varamiento y mortalidad de delfines en la costa norte del país en 2012, la mortalidad de ranas del Titicaca en Puno en 2016, el reporte inusual de tapires muertos en Madre de Dios en 2017, el incremento de casos de sarna en vicuñas en los Andes peruanos, y la mortalidad de especies marinas en las costas de Lima por el derrame de petróleo en Ventanilla a inicios del 2022. Si bien estos eventos no han impactado directamente la salud humana, si han afectado los sistemas ecológicos, sociales y económicos que dependen de estas especies.

Por esta razón, la implementación de este sistema es un importante paso para nuestro país, el cual, siendo uno de los más mega diversos del mundo, requiere estar especialmente preparado para cualquier indicio de una nueva enfermedad potencialmente zoonótica. Para ello, se buscará integrar este sistema a otros esfuerzos que vienen realizando diversos actores del sector público y privado para mejorar la prevención, diagnóstico y manejo oportuno y articulado de las enfermedades que puedan poner en riesgo la salud de las personas, y los sistemas alimenticios y económicos basados en la naturaleza.