29/01/2023

Monopolio de Consettur otra vez busca cobijo en el Poder Judicial

Comparte en tus redes...
Share on Facebook
Facebook

Si no absorbe a las nuevas empresas que quieren entrar a operar en la ruta Hiram Bingham con el transporte de turistas, acude a las instancias judiciales para obtener protección legal. Consettur usa esas estrategias -que casi siempre les da resultados- para evitar que haya competencia en esta ruta turística.

Consettur Machupicchu, el monopolio que opera en la ruta a Machupicchu, tiene dos estrategias para evitar la competencia y así seguir operando en solitario y cobrando las tarifas que imponen: acudir el Poder Judicial con acciones de amparo y medidas cautelares contra la competencia o absorber a las nuevas empresas.

Días atrás, Consettur absorbió a tres empresas que antes querían entrar a competir en el servicio de transporte de turistas: Apu Yanantin, Apu Putucusi y Sumac Ayllu San Antonio de Torontoy. Con eso sacó de camino la posibilidad de que nuevas compañías entren a operar en la carretera Hiram Bingham. Actualmente, el Consorcio Machupicchu Pueblo pugna por entrar a operar con cuatro buses, pero el monopolio se opone a retirar cuatro vehículos suyos para que entren estos.

Lo que pasa es que en la carretera Hiram Bigham solo pueden circular 24 buses. Ese tope lo fijó el Sernanp como una medida destinada a proteger el entorno de la ciudad inca de Machupicchu.

Anoche, Consettur informó que la Sala Civil de la Corte Superior de Justicia del Cusco emitió la Resolución 3 que le da la razón en un proceso contencioso administrativo iniciado por la Municipalidad de Urubamba. La comuna había impuesto sanciones a Consettur, entre ellas el retiro de sus unidades de la ruta Hiram Bingham.

Según la nota informativa de Consettur, esta resolución es inapelable, por lo que las sanciones impuestas por la municipalidad quedaron desestimadas y se suspende el ingreso de cualquier otro operador en la ruta.